Esta página utiliza Cookies para una óptima experiencia de uso de la página. Con el uso de nuestra página autoriza a que se guarden Cookies en su dispositivo.
Aceptar y continuar
08.01.2019

REVIEW ACCESORIOS BICICLETA

Lo más importante de un casco es difícil de testear, a menos que quieras tirarte de cabeza al suelo a 50 k/h. En efecto, el principal objetivo del casco es la seguridad y protección, y salvo que conozcamos estudios de laboratorio del fabricante (que de seguro los hay) o la experiencia de alguno de los cientos de ciclistas que lamentablemente sufren accidentes, no hay manera de estar seguro si el casco que tenemos en nuestras manos nos protegerá adecuadamente.

Lo que si podemos testear son los "adicionales", que no dejan de ser importantes considerando la gran cantidad de horas que pasamos arriba de la bicicleta. Entendemos por "adicionales" la aerodinámica, comodidad, ventilación, peso, ajuste y el sistema de cierre. También es importante la estética y el precio. Me parece que el casco ŠKODA pasa la prueba en todos estos aspectos.

Sin tener información científica de la aerodinámica, se aprecia un casco "bajo" lo que supone más aerodinámico que esos cascos que parecen de futbol americano, redondos y que sobresalen notoriamente por encima de los hombros. De hecho, la altura, medido dejando el casco sobre una superficie plana es de 10 cm. que se compara favorablemente con otros 3 cascos que tengo en mi closet. Parezco triatleta.

Con 23 orificios de ventilación, el aire fluye notoriamente. Al frente, visible en las fotografías hay 6 que permiten el ingreso de aire directo. Desde arriba es posible apreciar otras 11 aberturas que cumplen la doble función de entrada y salida dependiendo del ángulo de la cabeza. Por último, en la parte trasera hay 6 más que son de salida y que son claramente amplias y generosas.

Del fabricante nos informamos de 2 cosas importantes: que está hecho con tecnología InMold, donde la espuma EPS se inyecta directamente en la carcasa y que está reforzado con un esqueleto interno de aluminio, con lo cual cualquier impacto en el casco se descompone mejor en la superficie y tiene menos efectos de deformación.

El casco está lleno de interesantes detalles. El sistema de cierre es buenísimo, seguro y fácil de cerrar y abrir, ideal para rápidas transiciones. El ajuste en el cuello es fácil de regular y se mantiene en posición después de varios usos.

El sistema de ajuste es con la tradicional rueda en la nuca diseñada para apretar o soltar la estructura plástica al interior del casco. Lo novedoso es que es una "rueda" más grande y delgada de lo habitual, que facilita su maniobrabilidad.

El peso del casco ŠKODA es de 255 gramos, más o menos en la media de los disponibles en el mercado, por sobre los ultraligeros que bordean los 220-230 gramos, pero bastante por debajo de los 300 gramos habituales en cascos de este nivel de precio. Está disponible en 2 tamaños: M y L y su valor referencial es de $80.000.

Otro detalle es que trae extra una malla (con almohadillas) protectora contra mosquitos e insectos, fácil de colocar o sacar. Quienes hemos sido picados por abejas que se meten dentro del casco sabemos la importancia de usar estas mallas. Una forma de saber la cantidad de mosquitos y mugres que recogemos en el camino es lavar la malla cada cierto tiempo. Alternativamente está la posibilidad de usar almohadillas individuales que se colocan estratégicamente en lugares predefinidos y sujetos por un eficiente sistema de velcros.

En las pruebas en terreno se comportó impecablemente. Algunas sesiones de entrenamiento se hicieron en El Toyo y camino a Farellones, donde habitualmente al regreso hay mucho viento de frente y de costado, que pusieron a prueba la fluidez del aire a través de toda su estructura, casi como un túnel de viento.

Desde el punto de vista estético, es un casco unisex de color verde como pueden apreciar en las fotos, que es precisamente el color corporativo de la marca ŠKODA. Lo bueno es que me hace juego con la tricota que me gané con mucho esfuerzo en la última GFNY.

Además del casco, ŠKODA me facilitó para probar los guantes y calcetines que están trayendo a Chile. Los guantes cumplen su función de evitar el adormecimiento de las manos luego de mucho rato en el manillar y supongo que algo me protegerán en caso de caída. Tampoco quise probar esta función. Al menos se observan materiales nobles y resistentes. El sistema de cierre es con velcro que se queda en su lugar en toda la salida. Probablemente todos hemos tenido guantes que te obligan a abrir y cerrar el velcro varias veces durante una salida. Terrible.

Los calcetines calzan a la perfección, tienen un par de tiras verdes decorativas y la palabra ŠKODA estratégicamente colocada hacia atrás, como para amedrentar al que chupa rueda. Bonitos y cómodos los calcetines. También gracias por la caramagiola, que no chorrea agua, que es lo único que pido.

Pese a que ŠKODA es conocido por fabricar autos, su relación con el ciclismo viene de lejos. ŠKODA nació fabricando bicicletas, a mediados de 1890, cuando el joven Václav Klement (1868-1938), librero de la ciudad de Mladá Boleslav, en la actual República Checa, junto al mecánico Václav Laurin (1865-1930) diseñaron y fabricaron la bici de nombre Slavia, que alcanzó un éxito inmediato.

Los orígenes ŠKODA como empresa automovilística son de 1905 y desde su nacimiento estuvo vinculada al ciclismo. Relación que mantienen hasta la actualidad apoyando grandes eventos como el Tour de France y la Vuelta de España entre otros.

 

Ricardo Cumplido