Path 2@2x

7 COSAS A LAS QUE DEBES PRESTAR ATENCIÓN Y EVITAR COMO CICLISTA EN LA CARRETERA CARRETERA

Mayo 2021
Siguiente
k

Con el aumento de ciclistas en las ciudades, el fomento de un comportamiento recíproco, saludable y atento en las carreteras es más importante que nunca. Nuestra campaña europea más reciente de seguridad vial ciclista, Traffic Dummies, pone de relieve los puntos de ruptura en los que un leve descuido, un segundo de despiste o la cesión a cualquier distracción pueden acarrear consecuencias aterradoras, especialmente en el tráfico.

Aquí tienes siete cosas que debes tener en cuenta cuando estás en la carretera.

 

PRESTAR ATENCIÓN:

 

No subestimes las distracciones propias de la carretera

Quizá no en este momento, pero las ciudades y las carreteras suelen estar llenas de vida y color, y también de un ejército de distracciones. Anuncios ingeniosos, pantallas LCD llamativas en las paradas de tráfico, puestos de comida callejera, músicos ambulantes, microbuses, autos, perros con correa… podríamos seguir. Esta mezcla desordenada no es realmente amiga de la falta de atención. Hay que estar muy atento cuando se entra en redes de carreteras muy transitadas, ya que inevitablemente algo se cruzará en tu camino o captará tu interés, y es mejor estar preparado para apartarse o frenar.

Tanto en el paisaje urbano como fuera de la carretera, algunas zonas de alto riesgo pueden funcionar como puntos calientes de caídas y accidentes. Las vías del metro o del tren son un excelente ejemplo. Atravesarlas puede desequilibrarte o que tu rueda delantera se quede atascada en una de ellas, provocando un pequeño vuelo turístico hasta el asfalto. Otros lugares de este tipo son los puentes, las intersecciones con mucho tráfico o los espacios que rodean los grandes centros comerciales. Todos ellos tienen que ver con la segmentación de la superficie y una multitud de obstáculos - lomos de toro, separadores de hormigón, barreras, etc. - por lo que debes estar muy atento. Además, uno de los lugares en los que nunca deberías encontrarte, aunque tengas prisa, es al lado de un camión. Desde su posición elevada, los conductores de camiones tienen demasiados puntos ciegos como para estar seguros de detectar siempre a un ciclista que pasa y darle suficiente espacio, lo que a su vez hace que el ciclista choque contra el bordillo o la valla y se estrelle. Esta situación suele provocar accidentes mortales. Ten mucho cuidado de no aventurarte por ahí.

 

Vigila las puertas

Ten cuidado cuando pases en bicicleta por el lado de autos estacionados en línea paralela a la carretera: su puerta puede abrirse de repente y bloquearte fácilmente el paso. O bien te detienes a tiempo e intercambias unas cuantas "palabras" con el pasajero que sale, o bien te estrellas contra dicha puerta. Ninguna de estas opciones es ideal. Algunos autos, como el  ŠKODA OCTAVIA, cuentan con una serie de sistemas de asistencia a la conducción que actúan como un conjunto de ojos que todo lo ven para proteger al conductor y a otros participantes en el tráfico, como el  Blind Spot Detect. Cuando un auto, un ciclista o un objeto se acerca por detrás, el sistema hace parpadear un símbolo LED en el retrovisor para avisar. Sin embargo, es mejor no suponer que el auto al que vas a adelantar tiene esta función o que el conductor es consciente de que te acercas.

 

Para los conductores que quieran evitarlo, siempre está el Dutch Reach. Sabemos que hemos alabado el   Dutch Reach con bastante frecuencia, pero no nos cansamos de ver su brillante simplicidad a coste literalmente cero. Cuando estés en el asiento del conductor, toma la manilla de la puerta con la mano más alejada de ella, lo que hará que la parte superior de tu cuerpo se gire, para que puedas mirar por encima del hombro y comprobar si viene algo o alguien. Es una de las claves de la seguridad vial ciclista.

El "dooring" también se aplica a las situaciones en las que te abres paso entre los autos atrapados en un taco, con la ventaja añadida de que metes de cabeza en el maletero del auto que te precede. Sabemos que puede ser tentador ir al estilo mensajero neoyorquino, pero los riesgos potenciales no valen la pena. Piensa en la seguridad vial ciclista, espera al semáforo en verde o bájate y conduce tu bici a pie por la acera durante un rato si estás ansioso por moverte.

 

Giros a la derecha

Dejemos claro que se trata de una situación en la que el peso de la atención recae en el posible conductor, pero queríamos incluirla de todos modos porque parece ser un problema muy extendido y muchos de nuestros lectores son también automovilistas. Un "giro a la derecha" tiene el siguiente aspecto: el ciclista, que circula por el carril de bicicleta, es adelantado por su lado izquierdo por un auto que pretende girar a la derecha. Inevitablemente, el auto se cruza en la trayectoria de la bicicleta. O bien el ciclista tiene tiempo suficiente para frenar, o bien el auto gira demasiado bruscamente y encierra al ciclista, que acaba chocando con el auto. Ciclistas, tengan cuidado con esta peligrosa maniobra, y conductores, tengan cuidado con los ciclistas al girar en los cruces.

A EVITAR:

 

Celular

Cada vez es más preocupante, de un modo u otro, hasta cierto punto todos somos adictos a nuestras redes sociales. Sé consciente de tus hábitos y no te pongas en peligro por ellos. No te saques esa selfie o vídeo para tus Stories cuando vas en bici por una carretera con mucho tráfico, responder a ese comentario puede esperar hasta que no estés esperando en el cruce, y tu pareja no se enojará si respondes más tarde cuando estés a salvo. Sujetar el smartphone al manillar es una buena forma de utilizar la navegación, pero podría hacerte más propenso a distraerte al recibir mensajes y otras alertas en tus narices. Sé honesto sobre el papel que juega un smartphone en tu vida diaria y elimina todas las distracciones posibles para aumentar la seguridad vial ciclista.

 

Impredecible 

En nuestra opinión, este es el gran problema de la seguridad vial ciclista. No importa si vas en bici o en auto, en un paseo casual o con prisas, con casco o sin él, sé siempre lo más predecible posible. No hagas giros, movimientos o cambios de dirección bruscos, no des un volantazo ni zigzaguees, y señala siempre claramente tus intenciones a los demás participantes en el tráfico cuando sea posible y seguro. Puede que tengas las mejores intenciones en la carretera, pero la atención y la consideración reinan.

 

Invisibilidad

El negro es el nuevo color de moda y a todos nos gustan los trajes oscuros de ciclista elegantes. Pero unas luces delanteras y traseras adecuadas, elementos reflectantes o colores brillantes te llevarán lejos en términos de seguridad. La atención es una calle de doble sentido: no puedes esperar que los demás te presten atención si tú te saltas la parte en la que les prestas atención a ellos. En concreto, si te vistes para impresionar sin tener en cuenta si los demás participantes en el tráfico pueden verte con seguridad, interactuar contigo y evitarte cuando sea necesario, lo estás haciendo mal.

Sin embargo, si te comportas de forma errática, puede que no sea sólo porque no estés preparado o seas inconsciente. Puede que simplemente te pille desprevenido una nueva situación o una pieza del equipo que no has probado adecuadamente. Por ejemplo, la distribución de la carga en una bicicleta. Llevar tus pertenencias en la bicicleta se ha vuelto cada vez más popular, y la gente utiliza ampliamente las bicicletas de carga, las alforjas, las bolsas de sillín o las bolsas de manillar para hacerlo. Aprender a manejar las cargas en la bicicleta lleva algún tiempo, ya que el centro de gravedad de la bicicleta se desplaza, incluso cuando sólo llevas una mochila, y la bicicleta se comporta de forma diferente. Prueba la primera vez en un lugar seguro.

No hace falta decir que siempre hay que respetar las normas de tráfico y las señales de tráfico. Mantente atento a cualquier señalización importante: otros usuarios de la vía pública podrían no esperarte en lugares donde no debes estar, lo que podría provocar una colisión.

 

Circular por las aceras

Sabemos que es tentador circular por la acera en las horas punta. A veces puede parecer bastante vacía, con sólo unos pocos peatones aparentemente predecibles. Pero nunca se puede adivinar de antemano el cambio de dirección o los movimientos de nadie… y nace la desgracia. Para estos casos, los autos de ŠKODA están equipados con algo llamado City Emergency Brake (Freno de emergencia en ciudad) que te avisa cuando estás en curso de colisión y puede incluso frenar de forma autónoma cuando la situación parece crítica. Pero en la bici, estás abandonado a tu suerte y siempre es mejor pecar de precavido. Mientras que los conductores pueden confiar en los sistemas de asistencia a la conducción que mejoran constantemente, los ciclistas tienen que confiar en sus propios ojos, en su juicio y en sus reacciones.